Presentación de la Sony PXW-FS5

Hola a todos.

Antes de nada, quizá os interese echar un vistazo a este vídeo: https://youtu.be/eFL13KItg7I y, sobre todo, a este otro, que básicamente explica lo mismo que describo en este artículo: https://youtu.be/KA0fjcJ6DBE

Como sabéis, hace apenas unos minutos se ha anunciado, tras una semana de “teasers” o avances (con las etiquetas #NoLimits y #MissingPiece), y tras meses de trabajo (qué gran equipo) la PXW-FS5:

Imagen de la nueva PXW-FS5K (con lente). Modelo sin lente (PXW-FS5) también disponible

Imagen de la nueva PXW-FS5K (con lente). Modelo sin lente (PXW-FS5) también disponible

La expectación era grande, a pesar de haber tenido sólo una semana de “agitación”. Y hoy, al fin, ya están todas las cartas a la vista.

Muchos de vosotros seguramente habréis trabajado o, al menos, conoceréis los dos modelos a los que voy a hacer referencia con frecuencia en esta entrada: la PXW-FS7 y la NEX-FS700.

Suelo comentar en mis presentaciones que esas cámaras, pese a tener algunos rasgos en común, pertenecen a dos generaciones distintas: la FS700 –como la NEX-FS100- físicamente se podría definir como “una caja con un excelente sensor”. Obviamente, es mucho más que eso, pero en lo que se refiere a ergonomía, es la primera generación: lo primordial eran la calidad del sensor, la compatibilidad de lentes, y las prestaciones de la cámara. Pero ergonómicamente, eran necesarios ciertos accesorios para poder trabajar de una manera “tradicional”, para “agarrar” la cámara con comodidad. Y, por ejemplo, la pantalla LCD era difícil de visualizar al hacer planos picados (posible solución: cámara dada la vuelta, y a invertir en pospo 😛 ).

La NEX-FS700RH; aún tiene mucho que ofrecer

La NEX-FS700RH; aún tiene mucho que ofrecer

Sin embargo, la evolución hacia cámaras con sensor grande, con altas prestaciones, pero además con una cierta ergonomía se empezó a vislumbrar con la llegada de las series “F” (F5 y F55) y su cuerpo modular: ya se podía trabajar con ellas en hombro, y a la vez se les podía adosar cualquier tipo de accesorio (follow focus, mattebox, rig, steady…) para una configuración de cámara fija.

F55 y su diseño totalmente modular

F55 y su diseño totalmente modular

La que posiblemente revolucionó este mercado en lo referente a ergonomía fue la PXW-FS7, desvelada ahora hace un año: toma “lo mejor de ambos mundos”. Por un lado, es compacta, manejable, con un uso relativamente sencillo –tanto para gente “ascendente” desde una FS700, como para gente “descendente” desde una F55, e incluso para aquellos que finalmente se decidieron a renovar su flamante EX3, EX1, 200…-, y por otro, mantiene esas altísimas prestaciones que veíamos en la F5, con montura E, más “habitual” y que requiere adaptadores más fáciles de encontrar. Además, las lentes que típicamente se utilizan sobre montura E (que pueden ser prácticamente CUALQUIERA, puesto que la distancia de “flange” –sensor-montura- es muy corta, de tan solo 18 mm) suelen ser más ligeras, lo que casa perfectamente con la FS7.

Distancia

Distancia “flange back”: entre sensor y borde de la montura

Obviamente, la FS7 es el objeto de deseo de gran cantidad de usuarios: flexible, potente, bien diseñada, robusta… e incluso económica. Pero a pesar de su reducido precio, hay usuarios que prefieren seguir con herramientas más “antiguas”, bien por concepto, o bien por edad, como las DSLRs, y consideran que trabajar con una cámara de fotos grabando vídeo “se apañan porque es más barato”. No les quito la razón, pero también hay que considerar que el cuerpo de cámara y los accesorios necesarios para “convertirla” en cámara de vídeo realmente utilizable acaba poniéndonos en presupuestos que pueden igualar el precio de una FS7. Así que eso de que “por el precio de una FS7 me compro dos Full Frame” es muy discutible.

Así que, vale, aceptamos que para algunos clientes el precio de una FS7 puede todavía resultar un poco elevado. O que una segunda cámara para la FS7 nos vendría muy bien en el rodaje, pero no disponemos del doble de presupuesto. O que hay situaciones en las que una FS7 puede ser “demasiado” (demasiado “aparatosa”, demasiado “grande”…). Por ejemplo, una FS7 nos sirve prácticamente para todo, pero en una boda quizá contar con algo incluso más ágil puede ser una mejor opción. O para los nuevos creadores para los medios “online”, como los “YouTubers”: ya no sólo es poner una cámara enfente, sino además poder contar con una estética cinematográfica, que no nos saque todo de foco, y que sea económica. O para un dron: arriesgar una FS7 es mucho arriesgar, y es más conveniente un cuerpo de cámara lo más ligero posible.

Pues para todas esas ocasiones en las que no podemos “llegar” a una FS7, o sea más conveniente algo más pequeño, es para las que se ha diseñado la PXW-FS5.

PXW-FS5

PXW-FS5

ERGONOMÍA

El cuerpo, sin ningún accesorio, pesa únicamente 0,8 kg (el chasis es de magnesio), y es totalmente modular. Por eso comentaba que no será raro encontrar la FS5 montada en drones, grúas pequeñas, carcasas submarinas… porque, además, el tamaño es realmente pequeño, sobre todo comparándola con una FS7:

Comparación de tamaño entre una PXW-FS5K y una PXW-FS7K

Comparación de tamaño entre una PXW-FS5K y una PXW-FS7K, pero en la foto no se aprecia tanto la diferencia de tamaño real

Como ocurría en la FS7, tanto la pantalla como el “mando” (¿me dejáis llamarlo “grip”?) son desmontables y la cámara puede funcionar igualmente. Esto significa que para planos en espacios realmente cerrados (coches, armarios, neveras, ascensores), podemos tener el cuerpo de cámara y el “control” (pantalla y grip) unidos únicamente mediante los cables, pero no es necesario que lo estén mecánicamente. Así que la cámara puede descansar en nuestras piernas o en algún herraje mientras la controlamos desde un lado.

La FS5 es modular. MUY modular

La FS5 es modular. MUY modular

Además, aunque se puede adaptar el brazo de la FS7 (habría que comprar algunas piezas como recambios), el grip va montado directamente sobre el cuerpo de cámara, y el centro de gravedad de la FS5 está en una posición muy baja y ligeramente desplazado hacia el lado derecho, de modo que la cámara no nos “girará” tanto (ya no dependerá tan drásticamente de la lente que montemos, obviamente). O para posiciones “picadas” en las que tenemos que elevar la cámara (en eventos con gran aglomeración de gente, como en un concierto, una boda, etc), nuestro antebrazo sufrirá menos agotamiento que con las cámaras de mano clásicas.

FS5 con el brazo de la FS7

FS5 con el brazo de la FS7

Por supuesto, el propio grip permite la navegación por menús, y su giro en el plano vertical se puede bloquear y desbloquear para situarlo en el ángulo adecuado en cada momento, de modo que la cámara se pueda manejar totalmente con la mano derecha, dejando la izquierda para manejar la lente (básicamente, el foco, porque si es una lente remoteable, podríamos tener el zoom en el servo de zoom del grip, y el iris/obturación en el potenciómetro del propio grip).

Aquí podéis ver el control de zoom y el potenciómetro/dial asignable (típicamente, para iris)

Aquí podéis ver el control de zoom, el potenciómetro/dial asignable (típicamente, para iris), y un botón asignable para el dedo corazón

Y aquí veis, de arriba a abajo: zoom, bloqueo del grip, grabación, joystick, y botón asignable a la derecha; muy parecido al mando de la FS7

Y aquí veis, de arriba a abajo: zoom, bloqueo del grip, grabación, joystick, y botón asignable a la derecha; muy parecido al mando de la FS7

SENSOR SUPER35 MM

¿Qué podemos decir de este sensor? La verdad, nada que no se haya comentado antes.

Sensor Super35 mm Exmor CMOS de la PXW-FS5

Sensor Super35 mm Exmor CMOS de la PXW-FS5

Quizá conviene hacer un poco de historia. Recordaréis, seguramente, una de las cámaras cuyo sensor más me ha gustado: la PMW-F3. Este chip lo compartía con la NEX-FS100, y daba una luminosidad increíble, debido al gran tamaño de píxel. Fue, bajo mi punto de vista, uno de los puntos de inflexión para dar el salto a sensores de Super35 en cámaras de vídeo profesionales relativamente asequibles y modernas.

De hecho, ese sensor trabajaba tan, tan bien, que se pudo utilizar todo lo que se aprendió para aumentar su densidad hasta la ansiada resolución 4K, conservando todos los parámetros, sobre todo el de latitud/sensibilidad. De hecho, en la FS5 estamos trabajando con unos 14 stops. Brutal para una cámara de alrededor de 5000-6000 euros. Y, sí, es el mismo sensor (ojo, no estoy diciendo el procesador) de una F5 o una FS7. Por supuesto, dispone de curvas gamma S-Log2 y S-Log3; si os parece, las explico en el siguiente punto.

Uno de los aspectos más importantes además de la sensibilidad o la resolución es el espacio de color que permite captar el sensor. Y en el caso de la FS5 puede capturar los espacios S-Gamut3 y S-Gamut3.cine.

Y con respecto a por qué un Super35 y no un Full Frame… bueno, es una discusión que podría llevar varios días, pero podríamos dejarlo en que es el sensor con estética de cine por excelencia. Un Full Frame es más difícil de “domesticar”; hay que ser mucho más cuidadoso con el foco, y es una estética menos “natural”. Odio usar tantas comillas, pero no quiero que nadie tome mis palabras como la verdad  absoluta, ni que se sienta ofendido.

Alpha A7s con sensor Full Frame 4K y montura E

Alpha A7s con sensor Full Frame 4K y montura E

Además, como voy a comentar al hablar de la montura, podemos recortar el sensor para quedarnos con un tamaño aproximadamente igual que un Super16 mm. Muy “retro”. 😉

Recorte sobre Super35 4K para obtener Super16 Full HD

Recorte sobre Super35 4K para obtener Super16 Full HD

CURVAS S-LOG

No querría liarme mucho con este aspecto, pero en las sesiones de producto que solemos hacer, se nos comenta a menudo que la gente está encantada con las curvas S-Log. Y, sí, son una enorme ayuda, pero hay que ser cuidadosos con un aspecto que os comentaré más adelante.

En un sensor, el proceso que se realiza básicamente consiste en convertir luz en “salida” (voltaje o ceros y unos). Idealmente, esa relación es lineal: cuando se alcanza el 100% de la luz que el sensor puede capturar, se debería sacar el 100% de valor “electrónico” (esos ceros y unos) en la salida.

Izquierda: curva lineal / Centro: entrega con S-Log / Derecha: linealización de S-Log

Izquierda: curva lineal / Centro: entrega con S-Log / Derecha: linealización de S-Log

Sin embargo, hoy en día se está trabajando, como en el caso de la FS5, con sensores con una latitud (dejémoslo en margen dinámico) enorme. Tanto, que pese a que el sensor no está saturado, la salida se nos muestra sobreexpuesta, por haber llegado al 100% del valor máximo de salida (ojo, lo estoy explicando muy por encima; no quiero meterme en si es o no 100%).

Pues bien, si en lugar de aplicar una curva entrada/salida totalmente lineal, modificamos esa curva (logarítmica) para que las luces altas se puedan capturar, y estén más comprimidas, y luego aplicamos una curva (antilogarítmica) que al multiplicar a la otra nos dé una curva lineal, habremos podido utilizar todo el rango del sensor (por ejemplo, hasta un 800% o un 1300%), sin haber perdido las altas luces, “metiéndolas” en la parte alta de ese 100% de rango de salida. Al final de la cadena, como es obvio, la señal queda linealizada, pero con un rango muchísimo mayor.

(En concepto, es muy parecido a un preamplificador RIAA para audio: un plato giradiscos no nos da una salida lineal, porque necesitaría unos surcos enormes para poder tener grabado mecánicamente todo el margen dinámico de la música. Se aplica una curva que se corrige en la etapa RIAA o preamplificador Phono.)

¿Y para qué resulta útil una curva de gamma logarítmica? La mayoría nos habremos encontrado en algún momento en la situación en la que una zona de la imagen aparece sobreexpuesta, y simplemente renunciamos a ella, o a la zona de bajas luces, porque no podemos albergar todo con nuestra cámara: un interior con una ventana por la que entra luz, las nubes… Y simplemente dejábamos esa ventana o las nubes totalmente sobreexpuestas. Pues ahora podemos recuperar toda esa información que teníamos a través de la ventana, o tener todos los matices grisáceos en las nubes. Conceptualmente, es ese término que está tan de moda en vídeo: HDR (High Dynamic Range).

Típica situación en la que un videógrafo sufre en una boda (aún más). Imagen sin retocar tomada con Xperia Z1

Típica situación en la que un videógrafo sufre en una boda (aún más). Imagen sin retocar tomada con Xperia Z1

Ah, y ¿qué hay de esa precaución de que os hablaba? Al aplicar una curva (pongamos una S-Log3), aplicamos un mínimo de ganancia (en la FS5, 3200 ISO). Esto implica que en altas luces, sí, vamos a poder recuperar toda la información, pero en bajas luces vamos a estar aplicando una ganancia mínima en todo caso. Si se trata de una escena con ruido, al aplicarle ganancia lo estamos levantando, y por eso en bajas luces con la S-Log a veces nos aparecen zonas más ruidosas de lo habitual. Por eso recomiendo usar las curvas S-Log sólo cuando sean realmente necesarias, no siempre (lo cual resulta muy cómodo, porque “ahí lo tengo, y ya lo recuperaré”, pero puede ofrecer más ruido).

FILTRO ND ELECTRÓNICO VARIABLE

Tras este nombre tan largo y raro, se esconde un invento realmente útil.

Si echamos la vista atrás, recordaremos que la FS100 no tenía filtros de densidad neutra, porque la distancia entre sensor y montura los hacía muy difíciles –y caros- de implementar en aquellas fechas. De hecho, ese fue uno de los mayores avances cuando se lanzó la FS700: Sony pudo desarrollar unos filtros ND lo suficientemente estrechos para que cupiesen en ese espacio tan limitado.

Por otra parte, en los modelos de mano PXW-X180 y PXW-X160 se incorporó un nuevo tipo de filtro, que, aparte de disponer del clásico filtro “a saltos” (1/4, 1/16…),  permitía modificar la transmitividad del filtro de una manera mucho menos escalonada, con un comportamiento más “analógico”, puesto que tenemos hasta 128 pasos de filtro, ajustables mediante una rueda.

Pues bien, en la FS5 tenemos por primera vez en nuestro sensor 4K Super35 mm ese filtro electrónico variable de densidad neutra. O filtro de densidad neutra electrónico variable. Bueno, ordenadlo como queráis.

El filtro electrónico variable de densidad neutra, y la rueda de filtros clásicos

El filtro electrónico variable de densidad neutra, y la rueda de filtros clásicos

¿Y para qué sirve? Imaginad la típica situación en la que estamos grabando un interior con el iris abierto (y con una bonita profundidad de campo) y de repente cambia la iluminación (salimos al exterior, alguien abre una ventana, pasamos a otra estancia…). ¿Qué nos pide el cuerpo en primera instancia? Lo más inmediato podría ser cerrar iris para que entre menos luz, y así evitar sobreexponer, pero entonces nuestra profundidad de campo pasa a ser mucho mayor y la estética cambia, es “más de vídeo”. Entonces, para quedarnos con la misma PdC, pongámosle “gafas de sol” a la cámara (los filtros de densidad neutra). Pero sólo tendríamos 3 saltos, si son filtros discretos (por cierto: en este caso, no tienen por qué tener unos valores fijos de fábrica). Lo primero: veremos el salto en la grabación. Lo segundo: seguramente no bloquearemos exactamente la cantidad de luz que queremos, así que al final tendremos que modificar algo el iris, o incluso tocar ganancia, o modificar obturación. Mejor tener unos filtros con un comportamiento casi analógico, con transición suave en cada paso. Y así, llegaremos a un punto en el cual la luz que llega al sensor sea aproximadamente la misma que teníamos en interior, manteniendo nuestra apertura de iris y respetando la profundidad de campo.

LA MONTURA E

La montura, como ya he comentado, es la que ya existe desde hace años en Sony: la montura “E”, que permite el uso de prácticamente cualquier sistema de lentes, que tiene interfaz de comunicación con la lente –para aquellas que se puedan controlar desde la cámara-, y que puede albergar sensores Full Frame (series A7), APS-C (en la NEX-EA50M), y Super35 (como en este caso, en el de la FS7, FS700 o FS100). No sólo hay una gran oferta de lentes con montura E y A (en ese caso, necesitaríamos un adaptador LA-EA de Sony), sino que si utilizamos adaptadores para otros sistemas, las combinaciones son prácticamente infinitas.

En montura E y A de Sony, la oferta es bastante extensa; con adaptadores, casi infinita

En montura E y A de Sony, la oferta es bastante extensa; con adaptadores, casi infinita

Así, si venimos de lentes EF, únicamente tendremos que tener en cuenta un factor de corrección de aproximadamente 1.6 con lentes Full Frame (las lentes serán más “tele”: un 80 se convierte en un 128, así que ojo a los angulares), que incluso podemos corregir y obtener 1-1.5 stops más mediante adaptadores activos (con lente en su interior).

Lente Full Frame en sensor Super35 con adaptador activo

Lente Full Frame en sensor Super35 con adaptador activo

En el caso contrario, podemos encontrarnos el problema del “viñeteo”: si utilizamos lentes muy estrechas, no logramos cubrir de luz todo el sensor. Pero en el caso de la PXW-FS5, desde el principio tenemos la opción de “escaneo central” del sensor: como es un sensor Super35 con resolución 4K, podremos usar sólo la parte central del sensor para tener el equivalente a un SUPER16 mm, con todo lo que eso conlleva (estética, lentes de Super16, menor efectos por rolling shutter porque hay menos cantidad de información a extraer, etc).

Viñeteo de lente S16 sobre sensor en S35; al recortar, se ajustan las superficies

Viñeteo de lente S16 sobre sensor en S35; al recortar, se ajustan las superficies

Personalmente, la montura E me parece de los mejores inventos que se han incorporado últimamente en el mercado profesional de vídeo desde el mercado de la fotografía.

Frontal de la FS5

Frontal de la FS5

CÁMARA SUPERLENTA

Una de las funciones que más gustaban de la FS700 es la superlenta. Pues bien, aquí se ha integrado directamente con las mismas prestaciones. Con respecto a la FS7 tiene una ventaja y un inconveniente.

La ventaja: alcanzamos hasta 240 fps con un escaneo en Full HD del sensor (a mayores velocidades -llegamos hasta 960 fps-, se leen menos líneas y se interpola la señal hasta inflarla a 1080).

El inconveniente: como trabajamos sobre un buffer circular, tenemos un número máximo de cuadros que se pueden almacenar. Esto implica que, por ejemplo, si grabamos a 24p y ajustamos la superlenta a 240, disponemos de unos 8 segundos de tiempo real en el buffer. Como estamos grabando a una velocidad 10x, esos 8 segundos se convertirían en una grabación en superlenta de 80 segundos, ya pasado en codec a 24p.

Y para solventarlo, no sólo podemos disparar la superlenta desde el momento en el que pulsamos el botón de grabación, sino que hay otros dos modos: END TRIGGER y HALF TRIGGER. Si queréis ver cómo funciona el “end trigger”, podéis echar un vistazo a este vídeo, en el que lo demuestro sobre una FS700: https://www.youtube.com/watch?v=QAPEXnVptUU

Básicamente, ese modo “end trigger” nos permite… bueno… suena raro, pero… “grabar el pasado”: como estamos trabajando sobre ese buffer circular, tenemos esos 8 segundos grabándose continuamente. Al pulsar el botón REC, simplemente descargamos lo que ya se había almacenado desde hace 8 segundos: en lugar de estar con nuestro dedo sobre el botón, pendientes de “lo que va a ocurrir” (golpeo de un balón, un salto al agua…), esperamos a que ocurra, y pulsamos el botón. Sencillo e inteligente.

Ah, y un pequeño comentario: si, como en el ejemplo que os comentaba de 240 fps a 24p, disparamos a 10x, estaríamos “obturando” a un décimo de la velocidad original, así que al sensor nos llegaría un décimo de la luz original. Por eso, la imagen se nos oscurece, y si aplicamos ganancia (unos 9-10dB para igualar, más o menos), el ruido se nos puede levantar, y, lógicamente, la imagen puede ser más ruidosa que sin la superlenta. Tenedlo en cuenta también por si necesitáis otro tipo de iluminación. 😉

CONEXIÓN INALÁMBRICA… Y “ALÁMBRICA”

Hasta ahora, no era raro encontrar conexiones por NFC y WiFi en cámaras de Sony: el NFC (Near Field Connection o Near Field Communication, nunca me acuerdo; comunicación de campo cercano) permite que al acercar un dispositivo como un teléfono inteligente o una tableta, se “salude” con la cámara y comiencen un protocolo de comunicación que será finalmente WiFi. El NFC diríamos que hace un “handshake”, un “apretón de manos” mediante el cual ambos dispositivos se ponen de acuerdo en qué lenguaje utilizar (WiFi). Así podremos controlar remotamente la cámara y monitorizar (principalmente encuadres; obviamente, hay retardo y la calidad no es óptima) la señal. Para ello, necesitamos la aplicación correspondiente (Content Browser Mobile); si mal no recuerdo, si aún no la tenemos instalada en nuestro dispositivo, este protocolo nos lleva a Google Play o a la tienda de Apple para descargarlo sin tener que buscarlo. Aquí os lo dejo, para ahorraros investigarlo:

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.sony.promobile.ctbm.main

https://itunes.apple.com/es/app/content-browser-mobile/id792603561?mt=8

La conexión WiFi también permite hacer streaming directo desde cámara (sin QoS o control de calidad). Perfecto para integrar ese streaming en una web, o para enviarlo a través de una red corporativa.

Pero a casi todos nos ha ocurrido alguna vez lo siguiente: haces tus pruebas en casa, en tu empresa, lo dejas todo configurado, funcionando… pero cuando llegas al evento, hay millones de redes ocupando el espectro, o algún inhibidor de frecuencias, o el forjado del edificio hace de jaula de Faraday… Se nos presenta amistosamente todo tipo de obstáculos. Y ahí preferiríamos tener a mano una conexión mediante cable. Pues bien, la FS5 dispone de esa conexión para hacer el streaming.

Conectores BNC (SDI), HDMI, RJ45 y entrada 2 de XLR

Conectores BNC (SDI), HDMI, RJ45 y entrada XLR

Me parece perfecto, sobre todo para grabaciones de eventos en las que se puede tener el entorno controlado y puedo cablear a mi gusto. O con cámara fija, entendiendo por tal desde la que está en un trípode hasta la que hemos instalado en una grúa.

ZAPATA INTELIGENTE

Desde hace varios modelos, Sony ofrece no sólo las zapatas “clásicas” (zapatas frías para accesorios), sino una zapata inteligente, denominada comercialmente “MI Shoe” (Multi-Interface Shoe) que ofrece comunicación a través de la propia zapata entre la cámara y el accesorio compatible que se conecte..

Vista superior de la cámara: zapata inteligente (y fijaos dónde se puede poner el visor)

Vista superior de la cámara: zapata inteligente (y fijaos en dónde se puede poner el visor)

Así, podemos conectarle una cajita de doble XLR (XLR-K2M), una antorcha que podemos gobernar desde la FS5 (HVL-LBPC) o, lo que me parece más interesante, un receptor de microfonía inalámbrica de la serie UWP-D, que mediante el accesorio de adaptación SMAD-P3 permite que la señal se inserte directamente en la cámara sin necesidad de que ningún cable quede en el exterior.

Receptor UWP-D conectado a PXW-FS5 mediante SMAD-P3

Receptor UWP-D conectado a PXW-FS5 mediante SMAD-P3

Antorcha LED HVL-LBPC conectada a PXW-FS5 directamente

Antorcha LED HVL-LBPC conectada a PXW-FS5 directamente

CLEAR IMAGE ZOOM

Esta tecnología permite sustituir el clásico zoom digital (del que seguimos pudiendo disponer) por un algoritmo mucho más evolucionado.

En un zoom digital, si tenemos que interpolar un punto entre dos existentes, básicamente se calcula la media aritmética: entre un valor de 1 y un valor de 5, se determina que en el medio sea un 3. Sencillo, pero no siempre da la mayor calidad.

Sin embargo, en Sony hemos aplicado nuestra gran experiencia con señales de vídeo. Esto nos ha permitido que, debido a la resolución del sensor, podamos analizar múltiples puntos de la señal y compararla con una biblioteca de patrones de imágenes previamente parametrizadas. Por ejemplo, que cuando hagamos zoom, la mayor parte de la información se desplace radialmente hacia fuera. O que cuando hacemos una panorámica lo haga hacia un lado. O que si hay zonas oscuras granuladas rodeadas de otras verdes podamos interpretar que es un “árbol”. Así, esos comportamientos o patrones permiten predecir e interpolar de manera mucho más precisa. Y mediante el resultado de este algoritmo por un lado, más el del zoom digital clásico por otro, se ofrecen una precisión y una calidad de imagen mucho mayores a la hora de hacer zoom.

Si queréis echarle un vistazo, en este vídeo lo explico con una X70: https://www.youtube.com/watch?v=2PhqoQxaoew (de nuevo, disculpad por la calidad del vídeo; uno hace lo que puede en el tiempo que puede L ).

CÓDEC

Esta suele ser siempre la parte más árida para explicar, puesto que poco más hay que añadir a los datos de que se dispone en los catálogos o la web.

En Full HD tenemos códecs AVCHD hasta 28 Mbps (50p), como en la FS700, y además XAVC Long GOP hasta 50 Mbps (hasta 50p, 4:2:2 con 10 bits de profundidad).

En 4K, sigue siendo XAVC Long GOP, en dos velocidades: 60 y 100 Mbps (en ambos casos a 25p, 23.98p o los queridísimos 23.98p).

Por supuesto, si alguien prefiere trabajar con otro códec, ahí están las salidas SDI y HDMI para grabadores externos (hoy en día muy habitual, especialmente para quien ya tiene optimizado su flujo de trabajo, aunque recomiendo probar el XAVC si aún no lo habéis hecho 😉 ).

En XAVC Long GOP QFHD a 100 Mbps, una tarjeta SD de 64 GB nos ofrece aproximadamente 65 minutos de grabación. En Full HD a 50 Mbps serían unos 120 minutos en la misma tarjeta. Y con AVCHD a 28 Mbps, alcanzaríamos unos 290 minutos.

Y con respecto a la pregunta de qué pasa con el RAW: sí, será capaz de grabar RAW externamente en el futuro, pero no sabemos (ni podríamos decir) cuándo ni cómo a día de hoy.

GRABACIÓN INDEPENDIENTE

Aún no lo había comentado, pero en la FS5 podemos grabar sobre tarjetas MS o SD en la ranura A, y únicamente sobre SD en la ranura B. Vamos, que tenemos dos ranuras, a diferencia de la FS700. Por otra parte, tenemos tres botones de grabación: uno en el grip, uno en el asa de la cámara y el tercero en el cuerpo de la cámara.

Pues… os lo podéis imaginar: no sólo tenemos el clásico modo de grabación continua (si se acaba la tarjeta A, que siga en la B automáticamente y sin perder ningún cuadro), y el de grabación simultánea (ambas tarjetas grabando lo mismo; por ejemplo, como copia de seguridad, o para enviar una a edición y otra a retoque de color), sino que además podemos grabar independientemente en ambas tarjetas, controlando cada una desde un botón de grabación distinto. Resulta especialmente útil en eventos como conciertos, bodas, acontecimientos deportivos, conferencias, “videoblogueros”… en los cuales viene bien tener en una tarjeta todo el evento en una o unas pocas tomas (para no perdernos nada, y para sincronizar en el sistema de edición si falla el código de tiempos), y en la otra cada una de las partes en un clip (cada canción, cada etapa, cada conferenciante, cada intento…).

Grabaciones simultánea, continua e independiente

Grabaciones simultánea, continua e independiente

AUDIO

Por supuesto, las entradas de audio son XLR profesionales, pero a diferencia de la X70 o la NX3, están físicamente separadas entre sí (esto ya lo vimos en la FS700, pero en ese caso estabn ambas en el cuerpo de cámara): una en el asa, y otra en la parte trasera.

La grabación es de 2 canales; si grabamos en AVCHD, podemos elegir entre Dolby Digital o la aún mejor PCM lineal, en ambos casos a 48 kHz y con 16 bits de profundidad.

Si usamos el códec XAVC, el audio se graba en PCM lineal a la misma frecuencia, pero en este caso la profundidad es de unos asombrosos 24 bits.

BATERÍAS

Si ya habéis utilizado alguno de los modelos de mano o de semihombro de Sony (EX1, EX1R, EX3, 200, X200, 150…), podréis reutilizar sus baterías, puesto que la FS5 utiliza las BP-U30, BP-U60, BP-U60T o BP-U90.El cargador es el BC-U1 o el BC-U2.

CONCLUSIÓN

No soy quizá la persona adecuada para emitir un veredicto sobre la PXW-FS5, no sólo por ser parte interesada, sino porque no tengo la suerte de ser un usuario real; sólo lo soy ocasional, y mucho menos frecuente de lo que me gustaría.

Sin embargo, hay varios aspectos que veo relativamente claros:

  • La ergonomía que tiene la FS5 es difícilmente igualable por ninguna cámara existente hoy en día; ni siquiera la FS7, debido simplemente al tamaño y al peso
Así de pequeña queda sin accesorios; perfecta para drones, carcasas, POV...

Así de pequeña queda sin accesorios; perfecta para drones, carcasas, POV…

  • El sensor es, sencillamente, brutal. Permite jugar con curvas S-Log, ofrece un espacio de color enorme, podemos reducirlo a Super16, los efectos por rolling shutter están minimizados…
  • La posibilidad de grabar en cámara lenta hasta 240 fps  en Full HD es algo que funcionó genial en la FS700, y ahora lo tenemos exactamente igual aquí.
  • Poder mantener la profundidad de campo (que, seamos sinceros, es una de las cosas que más nos gusta hoy en día) con el filtro ND electrónico variable está muy bien pensado para no quedarnos expuestos (bueno, sobreexpuestos) en exteriores 😉
  • Que podamos usar cualquier lente, sin necesidad de renovar toda la colección, simplemente usando adaptadores, hace que usar esta cámara no sea en absoluto caro (igual que el hecho de usar tarjetas SD).

Y prestaciones como que el streaming o el envío de ficheros puedan ser cableado, que podamos priorizar una cara detectada con la cámara y le haga un seguimiento de foco, el magnificador para ayudar al foco, la interfaz inteligente, grabación de proxy, las dos tarjetas con grabación independiente, los códecs que incorpora, el ventilador silencioso de baja velocidad, que podamos comprar el kit de sólo el cuerpo o también la lente… son algunas  características que hacen de la FS5 una cámara muy interesante y que creo –y deseo- que pegará muy fuerte. 🙂

Un atento saludo a todos, y muchísimas gracias. Ah, y disculpad por la extensión del artículo, pero creo que la ocasión lo merecía.

Añadido el 12 de septiembre, para aclarar lo siguiente:
Salidas
SDI (sólo HD): 422 10 bit
HDMI (4K/HD): 422 8 bit

Grabación
AVCHD (HD): 420 a 8 bits, 28Mbps
XAVC-L (HD): 422 a 10 bits, 50Mbps
XAVC-L (4K): 420 a 8 bits, 100Mbps

ISO con SLog: 3200
ISO sin SLog: 1000

Alvaro Ortiz

Product Specialist / Content Creation

Twitter: @AlvaroOrtizSanz

YouTube: Alvaro Ort

Anuncios

Un pensamiento en “Presentación de la Sony PXW-FS5

  1. alfonso bartolomé

    Gran presentación Álvaro, de echo se agradece la extensión y apenas me quedan dudas sobre esta gran cámara a precio realmente “asequible”. Tan sólo me quedan un par de dudas; por una lado el tema del iso. Cuando dices que usa iso sin slog de 1000 y uno de 3200 con slog, quiere decir que son los únicos isos posibles en la cámara? es decir, no tenemos un juego o abanico de sensibilidades efectivas en cámara para ganar luz o para aumentar el contraste si las bajamos? Por otra parte, mi segunda duda, nace de la ignorancia sobre el efecto rolling shutter, que, si bien sé porqué se produce, o el efecto indeseado que crea, no sé si sólo depende del obturador o también depende de otros factores. Bueno, quizás no me explico bien, la pregunta sería; el efecto de flaneo de la imagen y/o rolling shutter en esta cámara es menor que, por ejemplo, el efecto desagradable que se producen en cámaras DSLR. Es decir, no sé si esto es sólo “culpa” del obturador o también entran cosas como el procesador de imagen, los codex…qué se yo, soy tan ignorante en el mundo digital que me pierdo.
    Gracias en cualquier caso por el artículo. Mi nombre es Alfonso (fon)
    Saludos

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s